15/5/11

LA IMPORTANCIA DEL AMOR PROPIO IV

Por: Edward Pinilla

pinillafl@hotmail.com

Una de las leyes universales manifiesta que recibimos lo que damos a los demás. La vida siempre nos devolverá multiplicado todo lo que hemos dado a otros. Esto también se aplica a los hijos.

De acuerdo a como haya sido las forma en que has educado a tus hijos, ellos responderán a lo que tú le has entregado en el hogar, y mejor aún ellos replicarán lo que han visto en casa. Esto se conoce a la luz de la Programación Neurolingüística, como MODELAJE.

La última parte de esta serie del amor propio, se refiere a la “autoestima inflada”. Hablamos de este tipo de conducta cuando una persona manifiesta ciertos comportamientos que la hacen sentirse superior a los demás. Estas personas son incapaces de sentir aprecio por otros o de distinguir valores como la tolerancia, el respeto o la solidaridad.

Cuando una persona tiene autoestima inflada, piensa que puede hacerlo todo, que no hay nadie mejor que él o ella para hacer un trabajo, cree tener siempre la razón y que nunca se equivoca, estas personas son seguras de sí mismas en extremo, creen también que todo el mundo los ama y que están obligados a amarlas y rendirles tributo, hablan en extremo y son escandalosas, por lo general los demás los rechazan pues se creen sabelotodo, se aman en forma enfermiza a sí mismas, son demasiado vanidosas – en caso extremo son narcisistas, creen ser las más interesantes en una reunión, le ganan a los demás en todo, creen tener el cuerpo más bello, les encanta los elogios, atacan a los demás cuando se equivocan, son diferenciadoras – siempre están buscando errores en otros, cuidan de manera enfermiza de su salud, son optimistas en extremo sin medir las consecuencias, son envidiosas, ególatras, megalómanas, es decir poseen delirio de grandeza.

Generalmente este tipo de conductas se forman en una persona debido a la educación recibida por sus padres durante los primeros años de vida. Son personas que han sido tratadas con amor enfermizo, en el hogar no existen normas de conducta, se les enseñó que su opinión es más importante que la de los demás, también se les educó que todo lo pueden conseguir en la vida sin importar las consecuencias y de manera fácil, se les complacía en todo, se les enseñó que eran los más hermosos niños del planeta, que eran los más inteligentes, se les dijo como discriminar, se educaron en un ambiente donde existían los chismes, se les inculcó el culto a la vanidad y al narcisismo, se educaron en ambientes donde se hablaba de anorexia, bulimia y culto al cuerpo en exceso.

La educación de un niño es lo más importante que debemos asumir con responsabilidad. En algunas sociedades, principalmente en las indígenas, a las madres se les obliga a permanecer con sus hijos durante los primeros dos años de vida. La acelerada vida que se vive en esta nueva era de la información en la que estamos, hace que el cuidado de los niños pase a responsabilidad de otras personas distintas a los padres.

La autoestima en un chico tiene cuatro variables: Autoconocimiento, Autovaloración, Autorespeto y Automotivación.

A un chico se le debe enseñar a conocerse a sí mismo, que aprenda a identificar sus debilidades para convertirlas en fortalezas para que le ayuden a superar obstáculos en la vida, el conocimiento de sí mismo es la base para diferenciarse de otras personas, este autoconocimiento debe ir siempre acompañado de amor en el aprendizaje.

También debe aprender a valorarse como ser humano, de esta forma adquirirá habilidades para definir con quienes se reúne. Aplica este principio que dice que “pájaros de un mismo plumaje vuelan juntos”. Andará siempre con personas que hagan el bien y busquen el éxito en la vida.

De igual manera establecerá metas, que determinen qué camino seguir y a dónde quiere llegar, para ser alguien extraordinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario