19/12/11

¿SABOTEAS TU ÉXITO PERSONAL?

Por: Edward Pinilla
¿Estás en este momento de tú vida paralizado, como si nada pasara, la misma rutina, has hecho cambios, leído varios libros, asistido a cursos, y no pasa nada?... Bueno, permíteme ayudarte a aclarar la situación.
El problema  eres tú mismo en realidad, está más allá de tú propia comprensión. El asunto está en tu programación mental que traes desde chico en tu mente inconsciente. Allí, sin que lo notemos, están albergados unos enemigos que pueden sabotear la vida sin que nos demos cuenta de manera consciente…Algunas veces, hasta te la pasas en busca de doctrinas,  buscando explicación a tu situación particular, o peor aún, acudes a una pitonisa, para que te dé alguna respuesta…Sin embargo, la respuesta que buscas está dentro de ti.
Lo primero es definir que entendemos por éxito, un significado más preciso, podría ser que “éxito es un estado de armonía y bienestar social, emocional, espiritual y físico”.
Para que realmente haya éxito personal, debes obtener primero el éxito interior, tiene que ver con el autoconocimiento, debes saber con qué herramientas cuentas, conocer tus debilidades y transformarlas en fortalezas. Pero también debes identificar esos enemigos que sabotean tu vida, sin que lo notes. Una vez los descubras, debes empezar a aplicar una estrategia para evitar que tu vida siga en la misma monotonía, sin resultados positivos.
Existen 12 conductas negativas que de persistir y no ponerles control, te mantienen atado a una vida de conformismo y mediocridad, e impiden que cualquier esfuerzo por alcanzar el éxito prospere. Estas, son:
La culpabilización, la depresión, la ansiedad, la indiferencia, la crítica, la indecisión, la postergación, el perfeccionismo, el resentimiento, la autocompasión,  la confusión y la culpa.
La primera, la culpabilización, se refiere a la renuncia de muchas personas por responsabilizarse de sus actos, por el contrario se la pasan buscando culpables por todo lo desagradable que les sucede en la vida. Obstruyen de esta manera el poder de establecer cambios en sus vidas y dejan el control a otros.
La depresión. Se da cuando no se tiene enfoque. Se elimina de esta manera la posibilidad de disfrutar de los detalles pequeños de la vida. Se obstruye el futuro, porque no se tiene una meta a donde llegar.
La ansiedad, se manifiesta cuando se pierde la capacidad innata de que todo salga bien. Las personas así, se vuelven conformistas, caen en la rutina, pues no confían en sus talentos. La indiferencia, se presenta cuando se duda de si mismo, se vive el día a día, personas así son como zombies y ante esto la vida pierde interés.
Por su parte, la crítica, es uno de los hábitos más desagradables que podemos tener los seres humanos. Es una percepción negativa de la vida. Cuando criticas algo de alguien, es como si te mirarás a un espejo, reflejando algo que también hay en ti.
La indecisión, genera desaliento y decepción. Cuando a una persona se le hace difícil tomar decisiones es porque le falta carácter, esto es la capacidad de decir sí cuando es sí y no cuando es no. La postergación, es la capacidad de llegar a la acción, puede haberse superado la decisión, pero al momento de actuar se anula o debilita.
El perfeccionismo, no permite evolucionar, pues la satisfacción de haber hecho las cosas se anula, las personas que quieren todo perfecto, siempre están a la espera de algo que a lo mejor no va a llegar. No pueden recibir y dar amor.
El resentimiento cierra las puertas del corazón, imposibilitando la facultad de recibir amor por estar pegado a un pasado. La autocompasión, nos desconecta del agradecimiento, hace a las personas víctimas, dramatizan sus carencias para llamar la atención. La confusión, es la incapacidad de ver las cosas con claridad y la culpa es la dificultad de sentir amor propio, es una preocupación constante por qué dirán los demás.
Conferencias y talleres. Cel. 3175206658 - 3007359666


No hay comentarios:

Publicar un comentario