27/1/15

RESENTIMIENTO. SUFRIMIENTO INNECESARIO



Edward Pinilla


¿Es usted una de aquellas personas que insisten en guardar rencor por algo que sucedió hace varios años o días, que lo mortifican y no le permiten ser feliz? ¿Le es difícil, separarse de ese sentimiento que a su modo de entender le resulta placentero?


Sí, es así, permítame decirle que usted, está saboteando su futuro y poniendo en riesgo su propio bienestar. Sin quererlo muchas veces los seres humanos actuamos así considerando que con ello, nos hacemos un bien y de paso nos cobramos ese daño que otro nos hizo.


La conducta humana es el resultado de una historia aprendida. Es decir, tus acciones son determinadas por los paradigmas y creencias transmitidas por otras personas. El odio y rencor, son regalos que alguien te dio, que tú los aceptaste, pues fue lo primero que adquiriste por tus sentidos, sin quererlo cuando eras chico viste a papá o mamá que reaccionaban  de esta manera ante un deseo insatisfecho, y esa es ahora tu manera de  interpretar la realidad. 


En todas las relaciones humanas, esperamos que  nuestro interlocutor se comporte de cierta manera determinada, a eso lo llamamos expectativa. Es algo así como si viviésemos la vida por anticipado, esperando algo más de los demás. Los “resentimientos” se originan por expectativas frustradas. Cuando usted esperaba que la otra persona se comportara de tal forma ante una situación inesperada, y resultó ser lo contrario, aparecen sentimientos como dolor, rabia, frustración, ira y rencor. Es en ese momento cuando empieza a formarse el resentimiento. El amor que se sentía por el otro, da un giro, transformándose la realidad por completo.


Cuando aparece el resentimiento, muchos creen que al hacerlo, con eso logran cobrarse eso que les hicieron. Otros persisten en odiar tanto, que se les oye decir, ”a pesar de estar muerto, no lo he podido perdonar”. Reconózcalo o no, esa antipatía es una victoria engañosa. Peor aún, cuando alguien desea el mal para otro, este efecto funciona como un boomerang, devolviéndose hacía sí mismo. Toda energía que se emita, regresa  multiplicada diez veces más. 


El resentimiento, es contrario al amor. El corazón humano, no está en capacidad de albergar dos emociones contrarias. Usted no puede sentir amor y odio al mismo tiempo, si así fuera se crearía una especie de corto circuito en su mente, generando confusión y caos. Sólo podemos albergar en el interior una de estas dos emociones. 


Si le causa dificultad perdonar, analice en primera instancia su pasado. Algo en la línea imaginaria del tiempo interrumpió su desarrollo, entorpeciendo su evolución. Recuerde vinimos a este mundo a evolucionar, es decir a mejorar, a crecer en todos los niveles (espiritual, emocional, físico y mental), si esto no sucede, estamos involucionando.


La vida humana funciona como un espejo, si te ofende algo de los demás, es porque  viste tu propia imagen reflejada en otro. La ausencia de perdón, es asimilada por la mente con algún acontecimiento del ayer. El cerebro funciona básicamente mediante la asociación,  permanentemente  sin quererlo muchas veces, asociamos situaciones, esa operación funciona a menudo de manera automática en nuestra mente inconsciente. Como lo es, caminar, montar bicicleta, respirar,  ver, manejar vehículo, o cualquier otra actividad motora, ya existe en la mente un programa asignado para esa función y simplemente ella  lo reproduce automáticamente cuando lo necesita   aplicar. 


La ira y rencor, también son programas mentales que funcionan de manera automática. Analice bien y se dará cuenta que esta función trabaja igual para cualquier ser humano. Si él o ella, trasgreden tu sistema de valores y frustran tus expectativas, inmediatamente las neuronas en las que está almacenado ese programa mental, emiten las órdenes adecuadas al sistema nervioso para reaccionar como se considera que debe ser.


Es decir, sin quererlo, somos esclavos de nosotros mismos. Saboteamos nuestra felicidad y éxito permanentemente. Somos ciegos para ver que dentro de nosotros se libra una batalla por el control absoluto de las emociones y pensamientos.


3175206658 - 3007359666




No hay comentarios:

Publicar un comentario