1/5/15

CRISIS DE VALORES Y DOBLE MORAL


Edward Pinilla
La providencia emitida por la Corte constitucional en Colombia, que despenalizó la dosis personal para el consumo de hasta  un gramo de cocaína y hasta 22 de marihuana, abrió un debate público sobre el tema de las sustancias psicoactivas. 

Sin embargo, al interpretar desde otro punto de vista el fallo, se puede analizar que la verdadera intención de la Corte, no fue la de concluir si la dosis personal era buena o mala. La auténtica razón parece ser, la de abrir el debate sobre la crisis de valores que tenemos que asumir con responsabilidad los colombianos. A partir de ahora,  nos toca a usted y a mí, a sus hijos y a mis hijos, decidir hasta donde esto es bueno o malo.

Valor es una cualidad que te define e identifica, moldea tú conducta y actitudes. Los valores le dan sentido a la vida, éstos establecen la personalidad y temperamento, necesarios para lograr éxito, sin perjudicar la vida de otras personas.

El siglo XXI, se ha definido como la etapa del tiempo en el que es común la crisis de valores. Ante la ausencia de un código personal, la persona se vuelve vulnerable ante cualquier situación dolorosa o ante la presión de la sociedad.

La crisis moral, siempre ha existido, el niño aprende por sus padres, maestros y familiares, lo bueno y lo malo. Caín sabía que era malo matar, sin embargo, asesinó a su hermano Abel. 
Los jóvenes de hoy, se dejan presionar fácilmente por sus compañeros o amigos. Si el chico o la chica, en su adolescencia aun no han tenido relaciones sexuales, y los demás se enteran,  es objeto de burla pública, y hasta se le trata de “raro o rara”. Si no ha consumido bebidas alcohólicas, es sometido al desprecio público. Al final, terminan cediendo y haciendo lo mismo que los demás para ser aceptados dentro de los grupos sociales. 

Este código que te invito a construir, se hace sobre la base de lo que tú eres. Ten en cuenta que en el fondo eres un ser humano bueno, lo malo que haya en ti, fue por que alguien que tenía influencia sobre ti, te lo transmitió…Recuerda cuando eras un niño(a), eras perfecto, puro, noble, bondadoso(a), tierno(a), no había maldad en ti. Apela a esa parte de tu historia, perdona cualquier daño que te hayan hecho y escribe con orgullo, un código personal que te identifique y defina. A partir de ahora, levántate, mira al horizonte y ve que hay un mundo de oportunidades esperando a que las tomes y empieces una nueva vida…Los cambios, parten de ti. No esperes a que alguien venga a salvarte, toma la decisión ahora mismo, de lo contrario seguirás allí donde estas.

Dentro de este código, puedes escribir frases como: practico día a día ser mejor, soy una persona a la que le gustan los retos y los asumo con responsabilidad, me gusta el orden y la limpieza y la practico, me gusta hacer amigos y comprender sus necesidades, soy asertivo y no permito que nadie me manipule, intimide o imparta miedo. Soy una persona feliz y  me rodeo de buenos amigos, siempre aplico la estrategia de ganar – ganar con cualquier persona con la que me relacione, trataré de hacer feliz a toda persona que se atraviese en mi camino y evitaré lastimar a alguien. Estos son algunos ejemplos, de lo que puedes hacer con tú vida personal. 

Contrario a todo esto, la mayoría de nosotros asumimos el papel de “jueces”, criticamos a los demás sin consideración, ignorando que también tenemos “cola que pisar”.  Algunos  se mimetizan bien, aparentando ser buenos y perfectos, cuando en realidad viven dobles vidas.
Todos en realidad tenemos algo en lo que somos débiles, pero que ocultamos. Siempre alardeamos de aquello en lo que somos “muy buenos”. ¿Cuál es tú debilidad, el alcohol, la crítica destructiva, la agresión, el sexo ilícito,  la soberbia, la pornografía, la drogadicción o la pereza?

No hay comentarios:

Publicar un comentario