17/6/15

LA ALQUIMIA PERSONAL

Edward Pinilla
Una historia cuenta que hace muchos años, un padre castigó a su hija de 5 años, por desperdiciar un rollo de papel amarillo para envolver regalos…La familia estaba mal de dinero y el hombre se ofendió porque la niña gastó todo el papel en envolver una cajita que puso debajo del árbol de navidad…

La mañana de navidad, la chiquilla le trajo la cajita envuelta con papel dorado a su papá… ¡Esto es para ti. Papá!... El hombre se sintió avergonzado por haber regañado la noche anterior a la criatura … Sin embargo, su disgusto reapareció cuando notó que la caja estaba vacía…En tono ofensivo, le dijo a la nena: ¿Qué no sabe jovencita que cuando se da un regalo, debe haber algo dentro del paquete?

Llorando, la pequeña le respondió: ¡pero papi, no esta vacía, le puse besitos hasta que se llenó!.. El padre conmovido, cayó de rodillas y pidió perdón a su hija por su desconsiderado coraje.

Nunca juzgues a un niño, más bien aprende de él. Ellos tienen las respuestas que nosotros los adultos buscamos con tanta insistencia a tan innumerables conflictos que a diario nos presenta la vida. Si tienes en casa a un niño, tienes allí a un maestro, obsérvalo y aprende a vivir con intensidad, pureza y amor.

Si lo que realmente quieres de ti, son cambios, debes entender que esa es una decisión que tienes que tomar solo tú. Nadie más podrá hacer cambios en la vida de otra persona, a menos que ella  se decida a cambiar. Muchas veces, eso que en el mundo llamamos problemas, son simplemente mensajes de Dios o de la vida, invitándonos a establecer esas metamorfosis.

Entonces, la alquimia personal comienza con un deseo de modificar la realidad exterior. Ese deseo de transmutar tú vida en oro, tiene que llevarte a la consecución de los recursos para establecer las renovaciones. En el proceso te hallarás con situaciones contradictorias y paradójicas que tendrás que afrontar con responsabilidad. La transmutación obliga a la reformulación de paradigmas, es necesaria la implementación de un nuevo modelo mental que te proyecte hacía donde te has planteado llegar.

Cuando el deseo por ser alguien diferente aparece, surgen las respuestas a tu alrededor. Versa una frase muy sabia “cuando el alumno está listo, aparece el maestro”.

Parece que los primeros registros de la alquimia aparecieron en Egipto, de allí se extendieron a Europa y Asia, y al resto del mundo. Los alquimistas hablaban de fórmulas para transmutar los metales hasta convertirlos en oro, ya que el oro es el metal más precioso y noble de la naturaleza, además del más codiciado.

Sin embargo, en estos nuevos tiempos que estamos viviendo, podemos hablar de alquimia, como el proceso que inicia un ser humano para alcanzar su propia identidad, para modificar su vida en general, hablamos del área espiritual, que produce cambios en otros niveles. Cuando aplicamos la transmutación personal, empezamos el proceso de evolución, es cuando nuestro ser interior se siente sediento por crecer, nuestro espíritu se desespera por saber más y mejorar, es cuando nos cansamos de lo mismo y deseamos a todo momento ir más allá. Esta es la naturaleza humana, cada día buscando avanzar. Ese deseo jamás cesará, pues una vez se inicia, te acompañará hasta tus últimos días.

En uno de sus libros, Carlos Cuauhtémoc Sánchez, afirma que al dejar de crecer, empezamos a envejecer. Si hoy no vives mejor, no sabes más o no sirves mejor a los demás que hace un año, has envejecido. Pero, si hoy tú vida es mejor que hace un año, en todas las áreas, entonces has crecido.

Y, debemos crecer: física, social, intelectual, económica, familiar, emocional y espiritualmente. De lo contrario estaremos involucionando, envejeciendo rápidamente.

Si tú situación es de dependencia, entonces estás en este estado de envejecimiento. Si contrariamente estás en la independencia estás  evolucionando.
Para evaluar, solo basta revisar como estamos con respecto a hace un año.


Contacto. 3175206658 – 3007359666

No hay comentarios:

Publicar un comentario