10/6/15

MARKETING PERSONAL

Edward Pinilla
El marketing o marca personal, hace referencia a los atributos que tú como persona tienes, y que te identifican ante los demás. En este concepto, se impone el estilo, que es muy personal. Este marketing, lo tienes que adaptar a tú nombre, para que sea un  sello que quede impreso en la mente de los demás.

Lo primero que debemos hacer para empezar a construir nuestra marca personal, es fabricar la personalidad, una que deje un buen concepto ante los demás. Para ello, tienes que definirte, pregúntate ¿Qué puedo ofrecer yo a los demás?...En esta construcción de tú personalidad, debes empezar por saber quien eres. ¿Qué haces aquí en este mundo?... ¿Tienes claras tú misión y visión personales?... Si aún no has hecho este ejercicio de conocer a la maravillosa persona que habita dentro de ti, debes hacer una lista de tus cinco cualidades más importantes que crees tener y confróntala con otra lista de las cinco cosas que debes mejorar, luego define quien eres.

Si elegiste seguir el camino del éxito, y sabes que este trayecto se compone de varios pasos en los cuales hallarás alteraciones en tú vida, debes aprender a ocupar un lugar en la mente de las demás personas, un lugar que  deje una huella agradable, alegre y sobresaliente de ti. Por eso cada vez que conozcas a alguien, trata de dejar  una buena impresión en  esa persona. Que sea como una parte de tú código de honor, “agradar a toda aquella persona que se cruce por tu camino”Para alcanzar este propósito debes adquirir habilidades de comunicación asertiva y eficaz, y adicionarle algo de inteligencia emocional, para desarrollar técnicas de persuasión y empatía.

Además, cada vez que te comuniques, ese mensaje, debe ser claro, contundente y coherente entre tú pensar, sentir y actuar. Es decir, el mensaje no debe dejar  confusiones en tus interlocutores. Para eso define bien quien eres…En este nivel, tu autoestima debe estar bien estructurada, pues lo que creas de ti eso proyectarás ante los demás, si existen dudas, esas dudas serán asimiladas por tus oyentes. Evita, la aprobación de los demás, eso hace de ti una persona original y auténtica en la que se puede confiar. Alguien que busca la aprobación, se le identifica como una persona de doble moral y con baja autoestima, que aun no ha superado sus conflictos personales.

De la misma manera, tus objetivos personales deben estar claramente identificados y definidos. Como decía la madre Teresa de Calcuta “mientras estés vivo, siéntete vivo”. Ella se refería a la capacidad de soñar. La diferencia que reside entre las personas que logran éxito y aquellas que no lo logran, se debe a una simple razón, los primeros son soñadores. La mayor parte de las personas, no planean fracasar, fracasan por que no planean. 

Pero, evita quedarte soñando, pues la diferencia entre un sueño y una meta, es que esta última tiene fechas…Los cementerios están llenos de soñadores que nunca lograron materializarlos…La definición de pobreza reside en la incapacidad de no soñar y la de miserable, en nunca alcanzar los sueños.

Trabaja con lujo de detalle en de manera constante y perseverante en el cuidado de tu imagen. Trata de dejar huellas por todo lugar donde pases, pues ten en cuenta que el éxito se compone de pequeños pasos, déjalos bien marcados para que otro que intente imitarte o elegirte como su mentor, pueda seguir esos pasos para alcanzar sus objetivos personales.

Comprométete contigo mismo(a) a ser mejor cada día, a evolucionar, a buscar los cambios, a romper el área de confort cada vez que sientas que sea necesario. Como dice Steven Covey en su libro de los siete hábitos de la gente altamente efectiva, al mencionar el séptimo hábito “afilando la sierra”, nunca te detengas en tu preparación y mejoramiento continuo, para que no se atrofien tus capacidades de éxito.  

Finalmente,  tú proyecto de vida debe ser preciso, pues te convertirás en esa persona que desees ser.
3175206658 – 3007359666

No hay comentarios:

Publicar un comentario