4/12/15

INNOVANDO EN LOS VACIOS

Edward Pinilla
Todos los seres humanos en el transcurso de nuestra vida nos encontramos con esos incomodos momentos en los cuales no sabemos que decir ante situaciones nuevas, cuando estamos frente a un desconocido.

Esos momentos de silencio en los que no se sabe que decir, se les conoce como vacíos.  Estos espacios de tiempo que pocos se atreven a llenar, son tan importantes en las relaciones humanas, que de saber aprovecharlos representan una oportunidad importante para aprender de los demás y mejorar nuestras técnicas de comunicación interpersonal.

Los vacíos, los encontramos en el autobús, el avión, reuniones sociales, conferencias y otra serie de eventos, en los que se nos sienta alguien al lado y no encontramos las palabras adecuadas para llenarlos y romper el hielo en las conversaciones. También suelen presentarse durante exposiciones en clase o en otro tipo de hechos en los que es necesario preguntar, en algunas ocasiones, es mejor no preguntar y marcharse del lugar sin respuestas a interrogantes que de haber sido resueltos, aportarían información importante a nuestra cultura.

Generalmente, estos embarazosos momentos es difícil llenarlos para aquellas personas que sufren de timidez, y que prefieren que otras les hablen o que las dejen pasar inadvertidas. Cuan duro resulta para algunos iniciar la conversación, para otros la situación es peor cuando son presentados ante una persona extraña y no saben romper el hielo y sostener una conversación.

Generalmente, la manera más rápida de llenar el vacío es a través de preguntas o comentarios sobre alguna situación en particular, para ello, es oportuno apelar a algún tema que sea de conocimiento público como el clima, la economía u otro que esté en escena a nivel social y que no genere controversias, resentimientos o disgusto en los demás. Si, por ejemplo nos mudamos a un vecindario nuevo es importante saludar a los vecinos para causar una buena imagen, si vamos en el ascensor rompemos el hielo con alguna pregunta, o si asistimos a alguna presentación, es bueno preparar alguna pregunta para motivar al presentador y a los demás a continuar con los interrogantes.

Dejar pasar la oportunidad de llenar el vacío en cualquier relación interpersonal, es perder la posibilidad de profundizar en el conocimiento de la conducta humana, es ser indiferente a la posibilidad de conocer más de los demás. 

Benjamín franklin, afirmó que “todo ser humano es superior a mí en algo, y en ese algo buscaré aprender de él”. Todas las personas tienen algo que enseñarnos, todo individuo nos supera en el conocimiento de algo que nosotros ignoramos. Qué bueno sería aprovechar estas coyunturas para adquirir sabiduría de los temas que otros manejan o de sus habilidades y talentos, para mejorar a nivel personal.

Además, la ruptura de los vacíos nos hace ser  más hábiles en el manejo de la comunicación interpersonal. 

Pedro Medina, presidente de la fundación Yo Creo en Colombia, advierte sobre el tema que la mejor forma de innovar en los vacíos es romper con las 8 p´s: La pena, la pereza, la pobreza mental, los paradigmas que nos ciegan, el pesimismo, el perfeccionismo, el paternalismo y la pendejada

Los vacíos bien manejados generan innovación, despiertan en nosotros habilidades comunicativas, las cuales  creíamos carecer. Para innovar no es necesario el uso de la tecnología, innovar es aplicar algo nuevo o disponer de maneras diferentes aprovechando los recursos existentes a nuestro alrededor.

Para mejorar y ser más competitivos profesional y personalmente, es bueno aplicar la frase de Albert Einstein, que advierte que locura es hacer lo mismo y lo mismo, esperando resultados diferentes. Haga cosas diferentes y obtendrá nuevos resultados.
3175206658 - 3007359666

No hay comentarios:

Publicar un comentario