19/12/15

¡LA CAÌDA DEL SUFRIMIENTO!

Edward Pinilla
 “Cualquier persona que nunca haya cometido un error, es porque no ha intentado nada nuevo” Albert Einstein.

Todo en la naturaleza tiene su mutación,  nada en ella permanece estable. Nosotros, los seres humanos, como parte de ella, no somos ajenos a este proceso. En consecuencia, todo lo que acontece en la vida de toda persona es el resultado de este movimiento que pretende cambios.

La naturaleza tiene es perfecta e inteligente, ella siempre busca que todo organismo vivo que está bajo su control, sobreviva en mejores condiciones. Nunca busca hacer daño, ni destruir. Su propósito, impuesto por su creador, la inteligencia superior que todo lo controla, a quien en diferentes culturas y religiones llaman con diferentes nombres (Jehová, Dios, Alá, Elohím, Emanuel, Yo Soy, Jireh, y otros más), es buscar subir de nivel, ascender, evolucionar.

En esta vida tenemos un propósito claro: evolución, todo lo contrario es involución, quien  opera de esta última manera, maltrata, hace daño, se perjudica a sí mismo y a los que están a su alrededor. La clave para una buena relación con la naturaleza, la vida y con Dios mismo, está en el conocimiento propio. Una persona que sabe exactamente quién es y que quiere, es alguien que dirige sus esfuerzos a alcanzar esos objetivos propuestos, es una persona con propósito.

El sufrimiento, simplemente es un lenguaje de nuestro interior, es una manifestación de que algo anda mal dentro de nosotros. Es una respuesta obtenida ante un estímulo equivocado, producido por nosotros mismos. 

Para dar fin a ese sufrimiento, primero es necesario entender la simbiosis que se produce entre la naturaleza y usted como organismo vivo, dotado de inteligencia, poder para tomar decisiones y libre albedrio. En esta comunicación se establecen unas leyes, entre ellas, la del dar y recibir, toda energía que fluye de una fuente, regresa a la misma fuente, multiplicada. Según esto, todo lo desagradable que acontece a nuestro alrededor, o lo que comúnmente llamamos problemas, enfermedades, etc,  no es otra cosa que el resultado de una energía que liberamos anteriormente, y que debe ser saneada.

Comprendes porqué te pasan situaciones que a veces no entiendes su significado. Nada en la naturaleza se deja sin resolver, a esta ley se le denomina, ley del Karma, es toda deuda que acumulamos, que debe ser limpiada, purificada.

En la vida todo lo que existe funciona en dualidad. Todo tiene su contrario, masculino – femenino, alto – bajo, amor – odio, vida – muerte, etc. En este sentido, también se aplica al desarrollo de la vida humana, cuando nos mantenemos en algún sentimiento que no se ha podido superar, acumulamos estupidez. Cuando asimilamos la enseñanza, adquirimos sabiduría.

Una persona es estúpida cuando repite varias veces la misma situación. Cuando esto sucede es porque no se ha entendido el proceso de la vida. En todos los problemas que ocurren a nivel personal, siempre hay una enseñanza que la naturaleza nos quiere dejar, cuando la aprendemos y aceptamos, la situación pasa. Es en ese momento cuando nos llenamos de sabiduría.

La mayoría de personas viven atadas a un pasado que no han logrado superar, negándose la oportunidad de aprender y mejorar. En lo personal, mantuve durante varios años una relación que me produjo innumerables conflictos, sin embargo, cuando comprendí que esa situación llegó a mi vida por algo, fue cuando se produjo el milagro de la transformación en mí.

Las situaciones pasan por algo, nada en la naturaleza es un accidente. En ella existe la CAUSALIDAD, no la casualidad. Todo lo que te ocurre lleva una enseñanza, asimílala y encontrarás la respuesta.
3175206658 - 3007359666


No hay comentarios:

Publicar un comentario