22/7/12

HÁBITOS DE EFECTIVIDAD


Por: Edward Pinilla
Cuenta una metáfora que en cierta ocasión un hombre que era multimillonario se encontró con un amigo que no veía hace tiempo, y que estaba en una difícil situación económica. Le dijo, como sé que estas mal, quiero ayudarte. Voy a construir una casa y quiero que lo hagas tú. Le dio 100 millones de pesos para que la hiciera con los mejores materiales.
El hombre fue y cotizó los materiales, pero, compró de más bajo costo, con el agravante que pidió que en la factura colocaran el precio de los más caros.
Cuando terminó de construir la casa, llegó el amigo y le preguntó que si había invertido todo el dinero en los mejores materiales, este respondió que sí…Luego repuso, bueno, te felicito, esta casa, es tuya, es un regalo que quería hacerte.
La efectividad personal y organizacional, tal como lo advierte Stephen Covey, tiene que ver con la construcción de la vida a nivel individual y  organizacional. Construye tu vida con los mejores materiales, en  tus relaciones personales,  familiares y laborales.
El primer hábito, es,  SEA PROACTIVO. Tiene que ver con la capacidad de asumir retos y desafíos con total libertad, y no dependiendo de otros. En tu libre albedrío que te fue dado, sabes que eres un ser humano extraordinario, capaz de hacer tareas sorprendentes. Fuiste creado para lo mejor, y eso es lo que debes aportar en tu vida. Es también ser responsable,  es romper el área de confort, saliendo de la rutina, planeando la vida, y viendo oportunidades, donde otros ven fracasos.
El segundo hábito, según Covey, es, EMPIECE CON UN FIN EN MENTE. Es el liderazgo personal, el control de la vida a través de la forma de pensar. Los seres humanos somos, o parte del problema parte de la solución, el papel que asumas definirá la calidad de tus relaciones interpersonales. Esto también incluye una misión y visión personales, si sabes para dónde vas y que debes hacer, podrás aportar al desarrollo de una organización.
 El tercer hábito, es, ESTABLEZCA PRIMERO LO PRIMERO. Se relaciona con la administración personal, aprender a manejar el tiempo, entendiendo que éste es el recurso más valioso que posees, que es un bien no renovable que se debe aprovechar al máximo, incluso convirtiendo tiempo muerto en tiempo productivo. Es nuestro deber priorizar lo urgente de lo importante, para que luego no salir con excusas, como, “no tengo tiempo”. Lo que pasa es que no sabes distribuirlo. Este hábito también se relaciona con la planeación y la evolución. Comprométase con su vida privada, para hacer de ella una victoria permanente.
El cuarto hábito, se refiere al PENSAR EN GANAR – GANAR. Esto se relaciona con el beneficio mutuo, con la aplicación de las leyes espirituales, como la de la siembra, del péndulo y del dar y recibir. En toda negociación humana es importante la aplicación de este principio. Piense siempre que el otro debe ganar para que usted gane, trate a los demás colmo le gustaría que lo trataran a usted, negocie actuando con integridad, madurez y mentalidad abierta.
El quinto hábito es el de PROCURE PRIMERO COMPRENDER Y DESPUÉS SER COMPRENDIDO. Aplique aquí habilidades de la inteligencia emocional, de la comunicación efectiva y la escucha activa. Póngase siempre en los zapatos de otro con mente abierta, siendo asertivo y haga siempre consignaciones de afecto en la cuenta bancaria emocional de los demás para que pueda hacer retiros similares.
El sexto hábito, es SINERGICE. La sinergia es la unión de dos o más fuerzas con un bien común, aquí no aplica que uno más uno es dos, es el trabajo en equipo, que debe operar en toda organización.
El séptimo hábito, es AFILE LA SIERRA. Se relaciona con la mejora continua que debe aplicarse a nivel individual y organizacional, recuerde que en la vida para triunfar debemos hacer tres inversiones, tiempo de calidad, recursos propios y conocimiento.
Conferencias y talleres. Cel. 3175206658 - 3007359666

MEJORE SU VIDA CON ASERTIVIDAD


Por: Edward Pinilla
Existen básicamente tres estilos de comunicación, el agresivo, el pasivo y el asertivo. Si aplicas los dos primeros en tus relaciones interpersonales, no lograrás los resultados que esperas obtener. A lo mejor, un aumento de salario, más  ventas, mejores relaciones con tu pareja, hijos, padres, amigos y mejor reconocimiento social.
Muchas personas se quejan, porque tienen demasiados problemas y no saben cómo resolverlos. Si te fijas bien, la mayoría de esos conflictos, han sido creados por ti mismo. ¡Sí!, si analizas bien la situación, eres el responsable de todo lo que sucede a tú alrededor. Todo estaría bien, si tan sólo fueras un maestro en el arte de la empatía. Esto es la habilidad der conquistar corazones. Pero ello, requiere poner en práctica las habilidades de la comunicación asertiva.
La próxima vez, que alguien discuta contigo o no te salgan las cosas como  las tenías planeadas. Pregúntate ¿cómo fue mi comunicación?
Debes entender que tú eres un ser humano dotado con todas las habilidades para aprender. ¿Por qué a otros les va mejor? No es que ellos, sean más inteligentes, simplemente tuvieron disciplina para aprender, rompieron paradigmas y establecieron nuevos patrones de vida para lograr resultados.
La palabra asertividad, proviene del latín “assertus” que significa la afirmación de la certeza de algo. Ser asertivo, es la relación con nuestra consciencia, con todo lo que nos rodea y el medio ambiente en el que nos desarrollamos. Ser asertivo implica, tener una muy buena autoestima, un buen reconocimiento de quien se es, de los talentos y dones recibidos, de una muy buena comunicación intrapersonal y la habilidad de auto reconocerse.
Para lograr la asertividad, se debe primero aprender a tener habilidades sociales, éstas determinan las relaciones. Los seres humanos, evolucionamos o involucionamos, es decir, avanzamos o simplemente, nos quedamos donde estamos esperando el paso de los años, sin obtener resultados diferentes. Quienes involucionan, se dejan invadir por el peor virus social hasta hoy identificado. La rutina.
Por qué muchas personas no logran habilidades sociales, se debe principalmente al aprendizaje obtenido en sus primeros años de vida. Tú como ser humano, estas compuesto de una mente consciente y una inconsciente, la primera es la que capta los estímulos externos y la segunda los almacena junto con emociones. Estos mensajes que se archivan en la mente inconsciente, que representa el 95% de la capacidad de tú memoria, determinarán tú destino. Esta mente, guarda creencias y paradigmas, que son los que van a definir tú estilo de vida.
Para dar un ejemplo. Si alguien se comporta de manera agresiva con los demás, usando comúnmente frases y palabras que ofenden, siendo altanero en su tono de voz, se debe a que en su infancia lo aprendió de uno de sus padres, que hacían lo mismo. Y de tanto practicarlo, le pareció que esa es la mejor manera para darse a entender. Caso contrario, podría ser el de alguien que teme hablarle directamente a otros por temor a ser criticado o censurado, y prefiere callar. Esta conducta se da porque en su infancia, alguno de sus padres amenazaba a este niño, impidiéndole comunicarse libremente.
Si quieres ser un maestro en el arte de seducir a otros y lograr persuasión, te invito primero a identificar tu estilo de comunicación. Seguidamente, ten en cuenta que comunicamos a través no solo de las palabras, sino que también intervienen, el tono de voz y el lenguaje del cuerpo.
Por ejemplo, ¿cómo responderías, si llegas a un restaurante y encuentras que la copa en la que te sirven agua, tiene labial? Si es un agresivo, en voz alta y ofensiva, llamará al mesero, procurará ser oído por los demás en su reclamo. Si es un pasivo, evitará los escándalos y de manera silenciosa tratará de limpiar la copa. Un asertivo, llamará al mesero y a solas, en un tono de voz tranquilo y respetuoso hará el reclamo, pidiendo el cambio de copa.
Conferencias y talleres. Cel. 3175206658 - 3007359666

PROSPERIDAD ESPIRITUAL


Por: Edward Pinilla
La vida está compuesta por dos caminos. El primero llamado fracaso y el segundo éxito. Fracasar es un proceso muy sencillo, sólo requiere seguir tres pasos. Nunca intentarlo, paralizarse y abandonar.
Para alcanzar éxito, se requiere de varias etapas, las cuales deben ir acompañadas del desarrollo de la inteligencia espiritual. Triunfar sin fe, es casi imposible, sobre todo porque la fe es creación. Lo primero que hacen los triunfadores, es llenar sus alforjas de abundante fe, de riqueza espiritual, ellos entienden que para atravesar el recorrido que les llevará a cumplir sus metas, es necesaria la presencia de Dios en su corazón, luego se lanzan seguros, decididos a conquistar los retos que les espera.
Para los ganadores, la palabra imposible no existe en su vocabulario. Para ellos, algo deja de ser imposible cuando alguien lo logra. Estos imposibles, son reflejos de una mente  cerrada y limitada, que se deja llevar por sus miedos. Claro, los ganadores, también sienten miedo, la diferencia con los perdedores reside en que ellos, los ganadores, no se paralizan, por el contrario, ejercitan su memoria con pensamientos positivos, igual que el atleta ejercita sus músculos para mejorar su marca.
Los ganadores, también pierden, a veces, hasta llegan a la quiebra económica, sólo por alcanzar su independencia financiera. Ellos, no culpan de sus desgracias a Dios, como lo haría un fracasado, saben que es parte del proceso de  búsqueda de la “mina de oro ilimitada”.
Conversando con uno de estos ganadores,   Alberto Rueda, un importante empresario del turismo de Bucaramanga, me hablaba acerca de esto. Para él, triunfar sin perder, no es ganar. Entre los años 80 y 90, Alberto, fundador y propietario de la agencia de viajes Otur, vio caer su economía en tres oportunidades. Completamente en la ruina financiera, con sus arcas en rojo, con deudas por encima de las 200 millones de pesos, emergió de entre las cenizas como el ave fénix, sólo por la presencia de Dios en su corazón. La vida probó tan fuertemente a este hombre de negocios, que tuvo que levantarse de entre el polvo, no sólo económicamente, sino que además debió superar hace 23 años la pérdida de su hija mayor, y seguir adelante.
Alberto aprendió la importancia de la gratitud en la vida, esto es parte de su proceso. Cada mañana al levantarse, sus primeras palabras son de agradecimiento a Dios por una oportunidad más de vida. “Vida” parece ser la palabra que rige a este hombre. Por eso en homenaje a su hija fallecida que vive en su corazón, llamó a su parcela en la Mesa de los Santos “Villa Liliana”, donde enseña a turistas y visitantes la importancia de la vida, y la fortaleza espiritual, como elemento necesario para el desarrollo personal.
Alberto, cómo otros triunfadores más en Bucaramanga, entendieron que la vida es como una plastilina. Tú mismo, moldeas la forma que quieres para ella, no lo dejas a expensas del azar, tú eres el creador, pero para ello, requieres de metas, lanzarse tras su conquista y disponerse a pagar el precio que la vida te exigirá por eso que se desea.
Un ganador define exactamente qué es lo que quiere, Alberto se definió por el turismo y lo logró. Un ganador,  da gracias a Dios por esa idea, la pone en sus manos, y emprende la marcha, dispuesto sin rendirse en su conquista. Se llena de optimismo y aplica disciplina. Practica el éxito todos los días. Esto requiere de constancia, persistencia y amor por lo que hace.
Adicionalmente, un triunfador debe disponerse a remover creencias, sobre todo si éstas  obstruyen su camino. Las creencias son maneras como interpretamos la realidad, éstas definen su enfoque mental. Existen tres verdades, la suya, la mía y la verdad acordada.
Lo más valioso que un ganador debe portar es su humildad. Ésta se adquiere con el desarrollo de la inteligencia espiritual y le permitirá disfrutar el proceso de su éxito.
Conferencias y talleres. Cel. 3175206658 - 3007359666

LA IMPORTANCIA DE UN PLAN DE VIDA


Por: Edward Pinilla
¿Ya hiciste tú plan de vida para el siguiente año? ¿Qué esperas? ¿Qué hace tan importante un plan de vida? Sencillamente, si no tienes metas, tendrás que trabajar para otro que si las tenga.
Un proyecto de vida se hace sobre la base de cinco temas específicos: metas personales que incluyen las emocionales, de familia, educación y planes que tengan que ver con tu desarrollo personal; metas de contribución dado que se hace necesario que devuelvas a la sociedad lo que ella hace por ti, se refiere a las ayuda que ofreces a otros como contribución a tú paso por esta vida; metas espirituales, en las cuales debes definir cuál va a ser tú fórmula para establecer ese vínculo personal con Dios, metas financieras, relacionadas con tus intenciones sobre la relación que tengas con la abundancia económica, debes entender que Dios no envío a ningún ser humano a vivir en escases, si hoy vives una situación particular de ausencia de dinero es porque algo dentro de ti no anda bien, y el problema está en tú programación  mental, y metas materiales, estas se refieren a tus planes sobre posesiones como, la casa de tus sueños, tú vehículo personal y otras más.
Pero, ¿por qué algunas personas, no tienen metas? Me atrevería a afirmar que el  95%  de la población mundial, no las tiene. Bueno, las respuestas podrían ser: no se le da la importancia al establecimiento de metas y por qué no saben cómo hacerlas.
Además, por miedo al rechazo, este es uno de los temores más perjudiciales que afectan a la población mundial. Cuando haga su plan de vida, guarde confidencialidad, si le cuenta a una persona negativa, ésta hará todo lo posible por ridiculizarlo en público. Si le va a comentar a alguien sobre sus planes, hágalo solamente con aquellas personas en las que confía absolutamente y que esté seguro, se trata de optimistas como usted, de lo contrario mejor guarde silencio.
Otras veces suele suceder que las personas no tienen metas por temor al fracaso. Entienda que el éxito que usted persigue está lleno de fracasos, no es posible concebir llegar a la cima, sin haber caído. Sólo existen dos caminos en la vida para alcanzar objetivos, uno rápido y sencillo y otro que exige esfuerzo. El primero es para mediocres, que escalan posiciones usando  una estrategia que consiste en “ganar – perder”. El segundo, es para personas como usted que lee este artículo, que conocen que este universo funciona mediante leyes, algunas de las cuales son la de atracción, de dar y recibir, y la de causa y efecto. Estas personas, hacen uso de la estrategia “GANAR – GANAR”. Estos ganadores, triunfan en la vida ayudando a otros a triunfar.
Para que tus metas se hagan realidad, debes tener en cuenta varias estrategias. La primera de ellas, es establecer cambios, para ello debes salir de tu zona de confort, ésta es conocida como el área de descanso en el que muchos suelen quedarse y no avanzan, es como un área de peligro, pues una vez allí, te pones techo y te paralizas. Cuando tienes metas, las superas y te propones otras, éstas te permiten controlar la dirección de tu vida, eres tú quien manejas tu destino, no juegas al azar, si no que entiendes que en la vida no existen casualidades, sino causalidades.
En segundo término busca tú área de excelencia, esta tiene que ver con tus talentos, si no lo has descubierto, te invito a que lo hagas, poniendo atención especial a aquello que te encanta hacer y que por nada del mundo abandonarías. Cuando los descubras, no tendrás que trabajar, sino que te gozaras la vida.
Y, finalmente para que nunca te detengas y persistas hasta el final, debes aprender a producir endorfinas, estas hormonas te mantendrán con entusiasmo permanentemente, con energía y disposición para nunca desfallecer..
Conferencias y talleres. Cel. 3175206658 - 3007359666