22/7/12

HÁBITOS DE EFECTIVIDAD


Por: Edward Pinilla
Cuenta una metáfora que en cierta ocasión un hombre que era multimillonario se encontró con un amigo que no veía hace tiempo, y que estaba en una difícil situación económica. Le dijo, como sé que estas mal, quiero ayudarte. Voy a construir una casa y quiero que lo hagas tú. Le dio 100 millones de pesos para que la hiciera con los mejores materiales.
El hombre fue y cotizó los materiales, pero, compró de más bajo costo, con el agravante que pidió que en la factura colocaran el precio de los más caros.
Cuando terminó de construir la casa, llegó el amigo y le preguntó que si había invertido todo el dinero en los mejores materiales, este respondió que sí…Luego repuso, bueno, te felicito, esta casa, es tuya, es un regalo que quería hacerte.
La efectividad personal y organizacional, tal como lo advierte Stephen Covey, tiene que ver con la construcción de la vida a nivel individual y  organizacional. Construye tu vida con los mejores materiales, en  tus relaciones personales,  familiares y laborales.
El primer hábito, es,  SEA PROACTIVO. Tiene que ver con la capacidad de asumir retos y desafíos con total libertad, y no dependiendo de otros. En tu libre albedrío que te fue dado, sabes que eres un ser humano extraordinario, capaz de hacer tareas sorprendentes. Fuiste creado para lo mejor, y eso es lo que debes aportar en tu vida. Es también ser responsable,  es romper el área de confort, saliendo de la rutina, planeando la vida, y viendo oportunidades, donde otros ven fracasos.
El segundo hábito, según Covey, es, EMPIECE CON UN FIN EN MENTE. Es el liderazgo personal, el control de la vida a través de la forma de pensar. Los seres humanos somos, o parte del problema parte de la solución, el papel que asumas definirá la calidad de tus relaciones interpersonales. Esto también incluye una misión y visión personales, si sabes para dónde vas y que debes hacer, podrás aportar al desarrollo de una organización.
 El tercer hábito, es, ESTABLEZCA PRIMERO LO PRIMERO. Se relaciona con la administración personal, aprender a manejar el tiempo, entendiendo que éste es el recurso más valioso que posees, que es un bien no renovable que se debe aprovechar al máximo, incluso convirtiendo tiempo muerto en tiempo productivo. Es nuestro deber priorizar lo urgente de lo importante, para que luego no salir con excusas, como, “no tengo tiempo”. Lo que pasa es que no sabes distribuirlo. Este hábito también se relaciona con la planeación y la evolución. Comprométase con su vida privada, para hacer de ella una victoria permanente.
El cuarto hábito, se refiere al PENSAR EN GANAR – GANAR. Esto se relaciona con el beneficio mutuo, con la aplicación de las leyes espirituales, como la de la siembra, del péndulo y del dar y recibir. En toda negociación humana es importante la aplicación de este principio. Piense siempre que el otro debe ganar para que usted gane, trate a los demás colmo le gustaría que lo trataran a usted, negocie actuando con integridad, madurez y mentalidad abierta.
El quinto hábito es el de PROCURE PRIMERO COMPRENDER Y DESPUÉS SER COMPRENDIDO. Aplique aquí habilidades de la inteligencia emocional, de la comunicación efectiva y la escucha activa. Póngase siempre en los zapatos de otro con mente abierta, siendo asertivo y haga siempre consignaciones de afecto en la cuenta bancaria emocional de los demás para que pueda hacer retiros similares.
El sexto hábito, es SINERGICE. La sinergia es la unión de dos o más fuerzas con un bien común, aquí no aplica que uno más uno es dos, es el trabajo en equipo, que debe operar en toda organización.
El séptimo hábito, es AFILE LA SIERRA. Se relaciona con la mejora continua que debe aplicarse a nivel individual y organizacional, recuerde que en la vida para triunfar debemos hacer tres inversiones, tiempo de calidad, recursos propios y conocimiento.
Conferencias y talleres. Cel. 3175206658 - 3007359666

No hay comentarios:

Publicar un comentario