10/6/15

EL ARTE DE LA SEDUCCIÓN

Edward Pinilla
En cierta ocasión en un colegio llamaron a varios escritores para elegir al niño más sobresaliente por su espíritu de solidaridad… El título le correspondió a Pedrito, un chico de 8 años, que al ser consultado sobre que había hecho, respondió: “yo simplemente salté la barda de la casa de mi vecino a quien se le acababa de morir su esposa, para ayudarlo a llorar”…

Los mejores maestros, no son los que están en la academia, se los encuentra en casa, si usted tiene un niño(a), es afortunado pues tiene cerca a un sabio, lo que debe hacer es aprender de él o ella como vivir.

Al término de una conferencia, un padre de familia me comentó que hace dos meses había muerto su esposa y no sabía como hacer para mejorar su estado de ánimo y recuperar su tranquilidad. Del matrimonio quedaba un niño de 8 años, el padre había decidido llevar al infante ante sus padres mientras superaba la pena.

Le dije a este hombre que había alejado de su lado al mejor maestro que podría guiarlo en la superación de esa pena: su hijo. Aprenda de él, le advertí, seguramente, ese chico ya superó el dolor, porque ellos son así. Ellos solamente están para vivir, y vivir significa para un niño, estar en el presente, disfrutar la vida, amar, dar, ayudar, reír, algo que los adultos  olvidamos en nuestro crecimiento.

La mejor manera para seducir a los demás, es analizar y ser consciente en el cómo tratamos a otros, y cómo los demás nos tratan a nosotros. Por eso si no te gusta lo que estás recibiendo, cambia lo que estás dando.

En esencia todos los seres humanos somos buenos comunicadores, pues todos pasamos por la etapa de la niñez, todos los niños son puros, perfectos, nacen para el bien, para agradar a otros, sin embargo por el camino de su desarrollo alguien cercano a él o ella, le transmite sus errores y esa inocente criatura simplemente aprende de ese otro.

En realidad dentro de ti existe ese comunicador innato, bueno, alegre, sonriente y dinámico. Lo que debes hacer, es despertar o regresar a esa etapa en lo que todo era perfecto, y verás que todo empieza a cambiar a tú alrededor.

La verdadera comunicación para seducir a otros empieza con el carisma. Esto involucra todo su ser, las palabras, el tono adecuado y un lenguaje corporal agradable. Cuando se comunique sea usted, original, auténtico, tal y cual como lo son los niños. No busque etiquetas que no le quedan bien, los demás entenderán cuando alguien trata de parecerse a otro. Esto dice de usted que posee baja autoestima y que es un charlatán o bufón que intenta convencer para algún propósito nada agradable y bueno.

Después de hallar su originalidad, que define su estilo particular, tenga en cuenta algunas consideraciones, que le ayudarán a mejorar su comunicación y a alcanzar el arte der la seducción

Háblele a las personas amablemente, no existe nada más atrayente que encontrar a alguien que se exprese con palabras dulces y llenas de elogio hacía los demás, salude, siempre salude.

Sonría, esta es la mejor forma de empezar una conversación, se requiere de la acción de 25 músculos de la cara para disgustarse, y sólo de 15 para sonreír. Como ve, hay más esfuerzo en disgustarse que en sonreír.

Cuando empiece una conversación, si no conoce a la persona, tómese la molestia de averiguar su nombre, no hay melodía más encantadora para el oído que el propio nombre, por eso llame a los demás por su nombre.

Si lo que desea es agradar y tener amigos, sea cortés en el trato con los demás, cada palabra que surge de sus labios lleva un contenido emocional y eso define su estado de ánimo, su pensar y sentir. Los demás notarán esto, si no causa una buena impresión al hablar, los demás huirán de usted.
3175206658 – 3007359666

No hay comentarios:

Publicar un comentario