17/6/15

EL DESAPEGO

Edward Pinilla
Contrario a lo que creemos, el Tao Te King, no es el único libro escrito por Lao Tse (604 a 531 a.c). Se conoce que en el Hua Hu Ching, se recopilaron enseñanzas orales que el maestro dio a sus discípulos.

En uno de los fragmentos de este libro, el mentor afirma sobre el tema de  no dejarse atrapar por superficialidades espirituales, lo siguiente. “Cantar no es más sagrado que escuchar el murmullo del arroyo, pasar entre tus dedos las cuentas de un rosario no es más sagrado que respirar, vestir hábitos religiosos no es más espiritual que usar ropa de trabajo.
Mejor encuentra satisfacción en la práctica de la virtud.
Si das de manera generosa y anónima, iluminarás tu oscuridad interior y tu virtuosismo se convertirá en santuario que te beneficiará a ti y a los demás.
En el terreno de los pensamientos y de las ideologías nada es absoluto.
La mayoría de las religiones refuerzan los apegos que se tiene a los falsos conceptos.
Si te la pasas rindiendo culto a deidades y a instituciones religiosas como si fueran la fuente de la verdad sutil, colocarás intermediarios entre lo divino y tú y acabarás siendo un mendigo que busca afuera lo que abunda en el interior de su corazón.
Las técnicas contemplativas que conducen a la inmortalidad y a la Iluminación, sólo pueden ser comprendidas por los que han roto los lazos que los conectan con el espeso reino mundano de la dualidad y de los dogmas”.

Lao Tse, se refería al apego. Cuando vivimos sometidos a este apego, nos invade el miedo, desconfiamos de nosotros mismos, en consecuencia se coarta nuestra propia libertad.

Libertad es tener varias opciones para elegir, de ti depende que camino tomar, eres tú mismo quien conduce la vida, eres el dueño y señor de tu destino.  De manera que si tu vida marcha por un camino incorrecto, es porque de entre estas opciones, decidiste darle a otro la oportunidad de decidir.

La mayoría de las veces, más del 99% de estas, nos la pasamos culpando a otros de nuestras desgracias, echándole la culpa a los demás de nuestros errores, cuando en realidad fuimos nosotros mismos quienes fallamos. Si no te gusta lo que estas recibiendo, cambia lo que estás dando.

Albert Einstein, decía que loco es aquella persona que hace lo mismo, lo mismo y lo mismo, esperando cambios en su vida. Tenía razón, generalmente esperamos que la ayuda llegue desde afuera, sin que tengamos que hacer ningún esfuerzo personal para cambiar la realidad. Por eso, si lo que realmente quieres es cambiar tu vida, debes cambiar todo a tu alrededor. Esta es tal vez la única manera de provocar los cambios.

Ten presente siempre, que la brújula que guía la vida de todo ser humano, está en la percepción que tiene de los hechos. Estos, se interpretan de acuerdo al sistema de creencias y paradigmas. Esta manera de interpretar, es un sistema complejo que incluye toda la historia personal.

Por eso, para provocar los cambios, que reitero no vendrán de afuera, sino de dentro de ti mismo(a), debes primero evaluar tu sistema de creencias y paradigmas. Empieza por identificarlos, conocerlos, definir su origen, de donde provienen, quien te los enseñó. Una vez tengas la lista de estos, debes confrontarlos para ver si te sirven, si te permiten mantener unas buenas relaciones interpersonales, un buen hogar, una economía estable y en fin una vida prospera y de bienestar. Si el resultado es negativo, debes aprender a modificarlos, cuando lo hagas, verás que la realidad cambia inmediatamente.

En este proceso, debes aprender a aplicar la ley del desapego, que básicamente se refiere a no aferrarse a las cosas materiales. Cuando renunciamos a los resultados y confiamos en Dios, los efectos se manifiestan en el mundo material. El apego es miedo e inseguridad. Debemos aprender a pasar de la dependencia a la independencia, para vivir en libertad.

Contacto: 3175206658 – 3007359666


No hay comentarios:

Publicar un comentario