17/6/15

EL SOFISMA DE LO IMPOSIBLE

Edward Pinilla

Se ha cuestionado sobre si la causa del porqué  no haya alcanzado eso que se ha propuesto, ¿pueda estar dentro de usted mismo?. ¿Qué a lo mejor, sea usted mismo, quien este saboteando su éxito?

Para comprenderlo un poco mejor, analicemos a los coleópteros, conocidos popularmente como “escarabajos”. 

La ciencia lleva más de 100 años estudiando a estos animales y especialmente su vuelo. Los científicos han analizado en detalle,  el tamaño de sus 4 alas, su forma, peso, el estilo, y en fin todo lo relacionado con la contextura de su poderoso vuelo. La conclusión siempre es la misma: EL ESCARABAJO NO PUEDE VOLAR.

No hay hasta hoy explicación lógica sustentada en algún estudio científico que permita explicar porque estos animalitos pueden volar. El vuelo de estos coleópteros refuta todas las leyes físicas y de la aerodinámica. Sin embargo, todo el mundo sabe que los escarabajos ¡vuelan!

La respuesta a la pregunta del ¿por qué el escarabajo vuela?, es una sola, y muy simple. EL ESCARABAJO VUELA PORQUE ÉL NO SABE QUE NO PUEDE VOLAR.

Simplemente, el escarabajo desconoce las palabras y los efectos de la voz interior, si lo supiera seguramente ni siquiera lo intentaría. Este animalito desconoce los efectos dañinos que sobre sí mismo tendría la palabra “no puedo”.

Desafortunadamente para nosotros los humanos, el uso del lenguaje y la transmisión de creencias limitantes de una cultura a otra, han impedido que muchos puedan llegar alto. Es el ser humano el que le pone límites a sus acciones.

De las 24 horas que tiene un día, 14 hablamos con nosotros mismos, se le conoce como “diálogo interno”. Cada momento del día en el que estemos solos, siempre surgirá esa voz interior, acallándonos o fortaleciéndonos. 

La clave para controlar la vida, está en el interior. Por eso los practicantes de la meditación advierten que el silencio diario es necesario para acallar esa voz interna. Ellos, sugieren que por lo menos deberíamos dedicar una hora por día a la contemplación de nuestro interior  y al silencio.

Si hasta hoy usted no ha logrado algo que se ha propuesto, analice bien y encontrará que la respuesta está dentro de usted mismo. Si tal vez pensará como lo hace el escarabajo, para quien no existe lo imposible, le aseguro que desplegaría sus alas y emprendería ese reto que se ha propuesto alcanzar.

Claro, hay que entender que el primer paso para llegar lejos es definir en quien se quiere convertir, luego siéntese en un lugar silencioso y empiece por descubrir que hay en su mente que no le deja seguir adelante. Seguramente se encontrará con muchos paradigmas que a lo mejor alguien, cuando usted era un inocente niño(a), le obsequió, sin su consentimiento.

Una vez tenga esa lista de paradigmas y creencias (maneras de interpretar la realidad), empiece a clasificarlas para conocer cuáles de ellas son buenas y cuales son perjudiciales. Evalúe ¿cuál es su procedencia?, ¿quién se las enseñó? ¿le han dado un buen servicio, o por el contrario le han torpedeado para alcanzar logros y metas? 

Si encuentra las respuestas adecuadas a estas preguntas, y sigue el procedimiento, es porque en realidad usted entiende que es necesario hacer una reingeniería para poder seguir adelante, si por el contrario, considera que no es necesario, pues aún le falta algo de aprendizaje, no se preocupe, la vida se encargará de ello, ella es la mejor escuela en la que nos convertimos en sus alumnos para adquirir las enseñanzas requeridas.

Tenga en cuenta algo que muchos afirman “cuando el alumno está listo, aparece el maestro”. 

Le sugiero algo necesario en ese proceso de metamorfosis que está dispuesto a hacer, no deje vacíos en su mente. Cuando decida eliminar un paradigma, hay que reemplazarlo por otro moderno y poderoso. 

Las fronteras solo existen para las mentes limitantes. Como dijo un escritor alguna vez “reúnete con aquellos que buscan la verdad, aléjate de aquellos que ya la encontraron”.

Contacto: 3175206658 – 3007359666


No hay comentarios:

Publicar un comentario