13/11/15

EFECTOS DE LA MADUREZ

Edward Pinilla
5oo años antes de Cristo, Lao-Tse escribió “El luchador superior triunfa sin violencia. El conquistador más grande vence sin combate. El director más eficaz dirige sin imponer. A eso se le llama ecuanimidad inteligente, a eso se le llama conocimiento de los hombres”.

La mayor parte de la crisis que vive la humanidad se debe principalmente a la falta de madurez. Sin embargo, el concepto de madurez es muy relativo, pues se va adquiriendo con la experiencia y la asimilación de las enseñanzas de la vida. Lo contrario, crea una personalidad neurótica que considera que todo el mundo está en su contra, y lo único que hace es buscar vengar ese mal que a su desatinado entender le hicieron. Estas son personas que viven atrapadas o que están permanentemente de excursión en el pasado.

Para entender los rasgos que distinguen a una personalidad madura, debemos comprender primero lo que es personalidad. Ésta puede ser concebida como la unidad del ser humano que integra sus elementos físicos, psicológicos, sociales y culturales, que marcan su historia personal.

Lo primero que distinguimos de la personalidad, es la cara, pues de acuerdo a la raíz etimológica del latín, “personare”, significa máscara. La cara refleja la personalidad, ella comunica más de uno mismo, que el resto del cuerpo, por eso, cuando conocemos a alguien, nos llevamos una primera impresión de esa persona, al mirarla. En la cara distinguimos dos partes, la afectiva y la intelectual. La afectiva, se manifiesta en las mejillas y la boca; y la intelectual en la frente y los ojos.

La primera característica de madurez, la manifiesta el “Modelo de Identidad”. Esto se refiere a ese algo que nos identifica frente a los demás, por ejemplo cuando decimos, esa persona tiene coraje, es agradable en su hablar o tiene compostura, ese algo marca la diferencia. 

Lo siguiente es “El Conocimiento de Sí mismo”. Alcanzar este nivel significa conocer la realidad personal, necesaria para alcanzar éxito en la vida. La falta de esta característica, convierte a las personas en dependientes y neuróticas a las que otros convencen fácilmente.

Otra condición es “El Equilibrio Psicológico”, que determina la relación entre la cabeza y el corazón, cuando se llega a este nivel, la persona aprende que las crisis tienen dos caras, o son oportunidades o  amenazas. Ver los problemas como amenazas, te convierte en alguien que por todo sufre, es hipersensible, hiperafectivo, todo le duele.

También, una persona es madura, cuando tiene un “Proyecto de Vida”. Esto la convierte en alguien que sabe para dónde va, que entiende que al carecer de metas, tendrá que trabajar para otro que las tenga. Además, esto le permite descubrir sus talentos y ponerlos a trabajar para su bienestar.

Otro indicador de madurez, es la “Naturalidad”. Esto hace que una persona tenga una personalidad sencilla, descomplicada, contrario a aquellas que aparentan, que tienen dos o más caras para mostrar lo que no son. 

El Autocontrol, define también a una persona madura. Por eso, la persona más difícil de gobernar es  uno mismo. Cuando se carece de esta cualidad, se vive a expensas de otros, siendo parte del problema y no de la solución.

La madurez, también se mide por el grado de “Temporalidad” en el que se vive. Una persona así, vive el presente. Planea su futuro, y su pasado sólo sirve como indicador para mejorar y evolucionar. “La Responsabilidad”  es otra de las maneras de definir a una persona madura.  Se es responsable cuando se responde por todas las obligaciones adquiridas.

Una personalidad madura, tiene definida “Su Sexualidad” en tercer plano. “La Capacidad de Convivencia” destaca a este tipo de personas, ellas saben resolver conflictos y ser asertivas en sus relaciones.

El Buen Sentido del Humor, es una cualidad que identifica a los maduros, aprenden a reírse de la vida y de sí mismos. Y, finalmente, una buena “Salud Física” te convierte en alguien con madurez.

3175206658 - 3007359666


No hay comentarios:

Publicar un comentario