13/11/15

ERES LO QUE PIENSAS DE TI

Edward Pinilla

Un proverbio chino afirma “si vas a tratar de vengarte, necesitas cavar dos tumbas”.  La frase puede atribuirse a los pensamientos bajos que algunos seres humanos permitimos que gobiernen nuestras vidas. Generalmente se presentan cuando se vive apegado a un pasado y no se permite la liberación de la historia personal.

Diariamente las personas generamos 60 mil pensamientos, los cuales de ser negativos, producen efectos nefastos en la salud física, emocional, mental y espiritual. Estudios recientes advierten que, la mayor parte de las enfermedades, son causadas por la forma de pensar o por abrigar sentimientos perturbadores. Si deseas salud, produce emociones y sentimientos con calidad.

Lo que llamamos problemas son creados por un vacío espiritual. Usualmente, estos asuntos son originados por la influencia del ego sobre la vida.

Paradójicamente los seres humanos somos esclavos de nosotros mismos, y lo hacemos precisamente por nuestra manera de pensar. Imagínate, cuando discutes con alguien, que puede ser tu pareja, tu jefe u otra persona; y te da mucha rabia o decepción,  luego de que la dejas, esa persona no va contigo, te acompañan los pensamientos que tienes hacía ella o él. Y, peor aún, esos juicios pueden acompañarte por horas, días, semanas, meses,  años o hasta la tumba.

La única manera para hallar armonía interior y paz exterior, es conectándote con Dios, que habita en tu interior. Todas las personas somos un pedazo de él. Dentro de cada ser humano, reside un maravilloso y perfecto ser. Algunas veces no lo podemos ver, por que el ego nos corta la visibilidad, obligándonos a ver solo lo que él quiere que notemos.

La consciencia tiene tres niveles. El primero, es la consciencia del ego. Esta es esa parte interior, que nos aísla, nos separa, haciéndonos competitivos, egoístas. Siempre está separándonos de la presencia divina y nos hace poner la mirada en aquello que carecemos, por eso el interés de muchos en estarse comparando con otros, en cuanto a posesiones y títulos, creyendo que sus egotecas les hace ser mejores, cuando en realidad es pura competencia. 

Cuando se vive en este nivel de consciencia, es cuando más surgen los problemas, pues las personas se llenan de angustia, estrés, destres, ansiedad, odio, depresión, iras y otras situaciones más preocupantes. Es el ego, que les obliga a querer poseer más o querer buscar la fama. Aquí en este grado, la clase social pesa mucho. Sin embargo, cuando algunos despiertan, si lo hacen, las secuelas que han dejado en el camino, son largas, y empezar a recuperarse cuesta un precio demasiado alto.

El segundo nivel de consciencia es la colectiva o la de grupo. Se llega a este límite, cuando el ego individual, adopta la personalidad de un grupo, diferente a equipo. Aquí, tratas de parecerte a otros, si los integrantes de ese grupo odian a alguien o a otros, tu también lo tienes que hacer. Es en esta parte, donde los problemas aumentan o surgen otros nuevos como la guerra, la brutalidad, los homicidios, masacres, torturas, secuestros y desapariciones. Hacen parte de este nivel, las pandillas, los clanes, algunos  movimientos políticos y hasta religiosos que enseñan discriminación, las etnias y otras organizaciones.

La tercera categoría de la conciencia, es La Mística. Llegar hasta aquí representa un alto grado de restructuración en la manera de pensar. Generalmente se llega hasta este nivel tras haber pasado varias pruebas difíciles en la vida y haber logrado eliminar paradigmas internos. Este nivel de consciencia genera sentimientos de conexión, con la vida, con la naturaleza,  consigo mismo, con todas las especies vivas y con Dios.

Cuando estas influenciado por esta conciencia, entiendes las responsabilidad de hacer el bien a los demás, pues lo que envías regresa a ti. Aquí, el odio se disuelve en el amor, Tus problemas terminan, debido a que entiendes que eres parte de un propósito universal. Existe una fuerza superior de la cual dependemos y a la que llamamos Dios.

3175206658 – 3007359666

No hay comentarios:

Publicar un comentario