13/11/15

¡SERENDIPIA!

Edward Pinilla
Este término es una adaptación al castellano de la palabra serendipity. Este vocablo fue utilizado por primera vez, por el británico Horace Walpole en 1754 para designar la casualidad y la sagacidad de tres príncipes persas en “Las mil y una noches”, para encontrar siempre lo que  buscaban.

La Serendipia hace referencia al descubrir afortunado que se produce de manera inesperada, sin planificación. Tiene relación también con la innovación, con la necesidad de cambio que se produce en la vida humana, que se inserta en la rutina. Está relacionado con esas trasformaciones inesperadas que hallamos en momentos de crisis, que llegan así, de un momento a otro.

Serendipia también es intuición, que opera en circunstancias en las que estamos despojados del ego, es el resultado de los momentos en los que nos dejamos fluir con libertad, son esos momentos en los que la vida es incierta pues las consecuencias son desconocidas.

El caso más común de Serendipia en la literatura, se le puede atribuir a Julio Verne, quien un día escribió “Todo lo que un hombre pueda imaginar, otros podrán hacerlo realidad”. Esto se ve en sus novelas futuristas que luego se hicieron realidad, “de la tierra a la luna” escrita en l965, y  “Veinte mil leguas de viaje submarino” en 1869.

El descubrimiento de Cristóbal Colón también podría atribuirse como un caso de Serendipia. Colón en realidad quería descubrir una ruta alterna al continente asiático sin tener que cruzar por Portugal ni Constantinopla, donde dominaban los turcos. En el diseño de su nueva ruta, es cuando descubre la existencia de un nuevo continente, que le daría fama y riqueza como marinero.

En 1922, Alexander Fleming estaba analizando un cultivo de bacterias, cuando se le contaminó una placa de virus con un hongo. Más tarde descubriría que alrededor de ese hongo no crecían las microrganismos e imaginó que ahí había algo que los mataba. Aunque él no fue capaz de aislarla, ese episodio dio inicio al descubrimiento de la penicilina. Otro caso más de Serendipia a nivel científico.

En el plano personal, en tu caso particular, tu vida debe tener varias evidencias de serendipias. Generalmente estos momentos afortunados se dan posterior a estados de crisis. Muchas personas hemos hallado estos periodos tras superar etapas delicadas, otros por el contrario optaron por mecanismos diferentes.

En la vida humana están claras tres etapas de crisis. La primera en la adolescencia, la segunda entre los 30 a 40 años y la tercera entre los 50 y 60 años de edad. Estos conflictos tienen como consecuencia modificaciones en los estados de ánimo y por ende en las relaciones interpersonales. Muchos, optan en esos momentos por la soledad como el camino más indicado para evitar volver a cometer los mismos errores del pasado, en el caso de las personas en las que fracasan sus relaciones de pareja.

Los chinos definen la palabra Crisis como una oportunidad o una amenaza. Sucede que toda crisis es una oportunidad para hallar en ella, un estado de Serendipia, confiando en los resultados, pero también evitando añadir más elementos al momento para no profundizar sus efectos.

Aplicar Serendipia a estos momentos de crisis, es disfrutar esperando resultados positivos. Es dejarse llevar por el estado de aprendizaje que produce ese cambio. Es entregarse a lo inesperado, decidido a producir las correcciones que la situación exija. 

Tenga en cuenta que toda crisis, es generadora de cambios, que estos operan a nivel general en la naturaleza. Por lo tanto los seres humanos no estamos ajenos a estas mutaciones naturales. También es necesario entender que la mayoría de estos ciclos se dan como consecuencia de errores cometidos en las decisiones que tomamos. Pero algo muy importante, estos ciclos tienen un comienzo y un fin. Es decir, son transitorios.

Napoleón Hill, escritor del famoso libro “piense y hágase rico” afirma que todo sacrificio trae como consecuencia una recompensa. Toda crisis o ciclo improductivo deja tras su paso beneficios prósperos.

3175206658 - 3007359666


No hay comentarios:

Publicar un comentario