13/11/15

SOLUCIÒN DE CONFLICTOS CON EMPATÌA


Edward Pinilla


En cierta ocasión en un colegio citaron a varios escritores para un concurso. Se trataba de buscar y elegir al niño más sobresaliente por su espíritu de solidaridad…Luego de varios exámenes, el jurado consultó a Pedrito, un chico de 8 años.



Los integrantes del jurado le preguntaron que había hecho al saltarse la barda de la casa vecina. El pequeño  respondió: “yo simplemente salté la barda de la casa de mi vecino a quien se le acababa de morir su esposa, para ayudarlo a llorar”…



La empatía tiene que ver con eso, es la capacidad que existe dentro de usted, para ponerse en los zapatos de la otra persona. Esta palabra proviene del latín “empatheia”, que significa SENTIR DENTRO.



La empatía es uno de los elementos claves de la inteligencia emocional. Al aplicarla en nuestras relaciones interpersonales, logramos acercarnos más a la otra persona, al punto que ganamos su simpatía, sin ella, no es posible tener una comunicación eficaz.



Según algunos autores, entre ellos, Daniel Goleman, autor del libro “Inteligencia Emocional”, la inteligencia es un conjunto de procesos mentales, que son requeridos para resolver situaciones, para aprender de lo nuevo y para adaptarnos al medio ambiente, mediante la utilización de estrategias mentales.


Lo que debemos tener en cuenta es que todos los seres humanos fuimos dotados con  inteligencia. El  problema está en que las estrategias mentales, deben ser adquiridas, es decir aprehendidas. La mayoría de las personas heredamos culturalmente tres estrategias, que son en general la base del porque se fracasa mucho en la vida. 


Estas se refieren a la dependencia, la crítica y el perfeccionista – eficiente. Usualmente, estos esquemas hablan de nuestro pasado, lo que experimentamos a través de los sentidos, eso es lo que está anclado en nuestra mente, y ello es lo que nos guía para desenvolvernos en la realidad. Algunos padres creen que con darle todo a sus hijos le hacen un bien, le niegan la oportunidad de hacerlo por su propia cuenta y en consecuencia están educando a una persona que más tarde cuando la vida le exija resultados se vera en aprietos.


Además, con la crítica se busca torpedear la labor de los demás, fijarse más en lo que los otros hacen que en lo propio. Una persona así, anula o retarda su crecimiento, pues solo le importa lo ajeno. Y, algunos concluyen sus días siendo perfeccionistas. A ellos, solo les importa las apariencias. Cuando las cosas salen mal, estas personas se deprimen, pues solo les enseñaron a no equivocarse. Para ellas o ellos, su mundo se mueve en un cuadrado, si algo se sale de su marco de pensamiento, está mal y apelan a la crítica para anular los efectos de los demás. Son aquellas personas que siempre andan estableciendo diferencias y comparaciones entre los y los otros.


Peter Salovey y John Mayer, hablaron por primera vez de inteligencia emocional, hacía 1990, ellos afirmaron que esta es la capacidad para controlar y regular las emociones de uno mismo, para resolver los problemas de manera pacífica, obteniendo un bienestar para sí mismo y para los demás.


Generalmente, la inteligencia emocional se relacional con el conocimiento de las propias emociones, el autocontrol de las mismas, y la comprensión de las emociones ajenas. Esta última parte, es lo que se refiere a la empatía. Para alcanzar estos niveles se requiere disciplina, pues no todos los seres humanos están interesados en conocerse a sí mimos. 


Unas relaciones humanas donde este ausente la empatía, estarán influenciadas por intereses personales, el egoísmo, la necesidad de sobresalir, la de imponerse y de ganar todos los honores sin importar derrotar al rival por cualquier medio.


Por otra parte, unas relaciones interpersonales donde este presente la empatía, estarán siempre dirigidas por el principio de “ganar – ganar”. Es aquí donde entendemos que para que yo pueda avanzar debo ayudar a los demás, que para poder crecer, debo ayudar a otros a hacer lo mismo.


3175206658 - 3007359666


No hay comentarios:

Publicar un comentario