5/12/15

COMO SUPRIMIR LAS PREOCUPACIONES

Edward Pinilla
La oración del Padre Nuestro, que nos legó el maestro Jesús, es un buen ejemplo para hablar acerca de la supresión de las preocupaciones.  En una de sus frases, afirma: “danos el pan nuestro de cada día”. Nótese que aquí no dice el de mañana, de la otra semana, del otro mes, sólo se refiere al pan de hoy, en tiempo presente. 

Con esto quiero hacerle entender a usted, que una de las mejores estrategias para aprender a eliminar las preocupaciones y vivir plenamente, es disfrutando el día de hoy.
Las preocupaciones generalmente se dan ante una amenaza en el exterior de algo que podría salir mal, pero que aún no ha sucedido. Éstas se manifiestan mediante sonidos en la mente, no en imágenes. La mayor parte del tiempo, la persona que se preocupa se centra en el problema dejando pasar inadvertida la solución, que usualmente está escondida dentro del mismo problema que generó la preocupación. 

De acuerdo a la inteligencia emocional, estas preocupaciones, son asaltos emocionales. Se dan cuando la mente emocional toma el control de la mente racional generando en la persona que se preocupa una carga de adrenalina fuera de lo normal. Generalmente, estos asaltos emocionales, pueden recaer en desbordamientos, que se producen cuando la persona pierde el control absoluto de sí misma, llegando a cometer actos de los cuales posteriormente se  arrepentirse.

Gran parte de las preocupaciones afectan a personas que viven pegadas a un ayer, hay algunos que se aferran tanto al pasado que viven de fotos amarillas, como decía la madre Teresa de Calcuta. Cuando esto sucede, el presente parecerá el mismo y el futuro carecerá de sorpresas. Para estas personas su vida es una rutina.

Otro de los disparadores de las preocupaciones son las ansiedades que produce el afán del mañana. Deléitate con lo que tienes hoy, y aprende a disfrutar de las bellezas que hay a tu alrededor. Vivir pensando en el mañana te aparta del presente y te convierte en un autómata que vive solo esperando lo que viene, desperdiciando lo que posee.

Si te das cuenta bien, pasado y futuro, no existen. Son solo dos palabras abstractas sin significado. Lo único verdadero es hoy. Cuantos pierden la posibilidad de ser felices, pensando en lo que pasó ayer, y soñando con lo que viene, ignorando todo a su alrededor.
Si te fijas bien podrás advertir que la mayoría de las personas que viven en preocupación, tienen trastornos físicos serios, especialmente en su abdomen. Algunos padecen de enfermedades en el colón, el estómago, hígado, riñones y otros órganos por donde la mente deja fluir esa energía negativa que produce la intranquilidad.

Si quiere un buen comienzo para eliminar las ansiedades, cierre las puertas del pasado, aprenda a cerrar círculos y viva solo el presente, disfrutando lo que haces y apreciando lo que tienes, y con quienes vives.

Otra medicina para aliviar el efecto de las preocupaciones, es aceptar las cosas como son. El rechazo o la protesta por lo sucedido, generalmente causa en el organismo efectos nocivos ante la búsqueda permanente de excusas por eso que sucedió mal.

Tenga en cuenta que en la vida no existen casualidades, sólo hay “CAUSALIDADES” . Es decir, las cosas suceden por algo o para algo. Antes de preocuparse, pregúntese ¿qué enseñanza me deja este problema que deba aprender para evitar volver a caer en el mismo error?

Una vez, logre detectar la lección de eso que salió mal, prepárese intelectualmente y vuelva a intentarlo siguiendo otro camino diferente. Cuando repetimos el mismo error más de dos veces, nos convertimos en idiotas que no asimilaron la lección.

3175206658 - 3007359666


No hay comentarios:

Publicar un comentario