5/12/15

DE ESTRÉS A DISTREES

Edward Pinilla

Hace cientos de años en un monasterio los monjes se reunían a orar todos los días en la madrugada. Siempre pasaba por allí un gato que se quedaba a merodear en el cuarto de oración; como distraía a los monjes con su andar entonces decidieron poner un poste y atar el gato allí  mientras terminaba la meditación. Pasaron los años. El gato murió y los monjes sucesores compraron un nuevo gato para continuar atándolo a la hora de la concentración. Así generación tras generación.

Los monjes superiores de una descendencia muy posterior escribieron serios y profundos tratados sobre la importancia de tener un gato atado durante la hora de meditación al amanecer

Muchas de las situaciones que ocurren en nuestra vida provienen de herencias culturales que hemos aprendido de otros. Estos legados producen cambios en nuestro comportamiento y nos inutilizan para afrontar desafíos en el diario vivir.

El estrés en los adultos se da como resultado de alteraciones en el sistema nervioso, producidos por  las emociones negativas. Estas suelen ser, las preocupaciones, la ira, las rabias, las tristezas, las depresiones y todo lo desagradable que ocurre dentro del  ser humano. Este estrés, hace que las glándulas suprarrenales que están  encima de los riñones produzcan adrenalina en cantidades fuera de lo normal, alternado por completo el sistema inmunológico, reduciendo el riego sanguíneo y de oxígeno de los órganos, causando reactividad y obstruyendo en consecuencia nuestra visión clara de la realidad. Muchos en estos estados se vuelven agresivos..

Estamos viviendo tiempos en los cuales la intolerancia, la indiferencia, el egoísmo y otras prácticas negativas sociales, son el común denominador en la sociedad. 

Mientras los seres humanos no comprendamos y seamos conscientes que cada uno de nosotros es responsable de todo lo que ocurre a su alrededor, los cambios no se producirán. Por el contrario, en su afán de buscar respuestas a todo lo negativo que sucede en su vida, las personas encuentran respuestas en otros. Esta es una forma sencilla de evadir la propia responsabilidad. Nos convierte en víctimas y de paso agranda los problemas.

Cuando el estrés, enfermedad silenciosa que ocurre dentro del organismo,  ha poseído a un ser humano. Si este no lo detecta a tiempo, empieza su evolución. Pasados varios meses, cambia de nombre para convertirse en distrees. Situación que está precedida por trastornos físicos que pueden llevar a la persona hasta la muerte.

De acuerdo a la opinión de expertos, el distrees, tiene varias fases, cinco en total. La primera de ellas, se da cuando se presenta fatiga física y mental.  En este período se empieza a perder el entusiasmo, el interés por la vida, y cuando la persona acude al médico, no se hallan evidencias de posibles daños en el organismo.

La segunda fase se presenta cuando se genera desgaste en las relaciones interpersonales y decadencia emocional. En este momento,  por causa de la ceguera mental, se cree que todo el mundo está en su contra y en consecuencia la persona arremete contra todo aquel que quiera ayudarle.

Un tercer momento se da cuando el individuo presenta “desbordamientos emocionales”. Aquí la persona se vuelve completamente reactiva, condiciona su situación a la influencia de otros. En el cuarto período,  el cuerpo alarma sobre la sobredosis de tensión mental y presenta dolencias fuertes.
 
Finalmente, en el quinto momento del distrees, se genera la presencia de enfermedades fuertes desde resfriados hasta síntomas cardiovasculares que pueden conducir a cirugías y hasta la muerte.

Lo más importante de la vida, es aprender a vivirla. Encuéntrale el sentido y hallarás tu camino, y si no puedes solo, busca ayuda profesional.
3175206658 - 3007359666


No hay comentarios:

Publicar un comentario