5/12/15

EL CEREBRO INCONSCIENTE

Edward Pinilla
Entre sus muchos legados, Benjamín Franklin, escribió una vez que “hay tres cosas extremadamente duras: el acero, el diamante y conocerse a sí mismo”.

Si usted empezó el recorrido del conocimiento propio, prepárese por que le esperan cosas sorprendentes. El conocimiento de sí mismo, trae consigo innumerables riquezas. Dentro de usted yace un genio, esperando ser despertado para interpretar su propia música y gritar a viva voz la magia de la vida.

Si, por el contrario, es usted una persona permanentemente dominada por fenómenos a los cuales no les halla explicación alguna en la lógica, que hasta ha llegado a pensar en fenómenos paranormales, y por ello ha acudido en búsqueda de respuestas a pitonisas, sorpréndase las respuestas que busca están dentro de usted.

Los seres humanos estamos bajo la influencia de dos mentes. Una consciente y la otra inconsciente. La primera se basa en la lógica para interpretar la realidad, es reflectiva, analítica, se nutre de los cinco sentidos para decodificar las señales que llegan del exterior. La inconsciente, es mucho más poderosa, los científicos afirman que sus efectos son del orden del 95% de la capacidad general, ella almacena, interpreta a su acomodo, manipula cuando es necesario, es mucho más rápida, tanto así que antes de que la consciente tome una decisión, ésta ya la ha tomado cinco o siete segundos antes. Las emociones son su fuerte, mientras que  en la otra, la lógica es su fortaleza.

Los circuitos claves en la red del cerebro en los que opera la mente inconsciente son: la amígdala (órgano situado en el centro del cerebro encargado de alertarnos sobre cualquier situación de amenaza exterior; los centros del miedo y del pánico; y del placer y la recompensa).  Cuando estos no logran alcanzar el equilibrio, el ser humano es presa de sus propias emociones, interpretando el mundo a su  antojo, allí es cuando las creencias ejercen un papel manipulador. Algunas personas presas de sí mismas, cometen sucesivos errores,  creyendo inocentemente que la responsabilidad viene del exterior.

Estos agentes de control con que contamos todas las personas, interpretan el mundo antes de que seamos conscientes de él. Sus informes de la realidad son tan poderosos que son transmitidos en sentimientos y emociones que nos obligan a tomar partido y a actuar. Los científicos calculan que esta información puede ser procesada a una velocidad de 240 milisegundos.

Básicamente hay dos situaciones en las que la mente inconsciente ejerce su poder para asaltar ala consciente y establecer su control. Una es la imprimación y la otra la intuición.

La imprimación de acuerdo a lo que denominan los psicólogos, se da a nivel inconsciente y tiene su relación a la asociación de acontecimientos nuevos con otros ya almacenados en nuestra memoria. Cuando imprimamos traemos de nuestro archivo personal de recuerdos  todo el contenido que esas imágenes albergan. Así por ejemplo, una persona presa de los celos, realiza imprimación cuando se comporta de la misma manera en una nueva relación que con otra anterior. Su conducta no se ha modificado.  Es la misma en cada circunstancia.  Otra mujer que haya sido presa de violación en la infancia, puede hacer imprimación la desconfiar del sexo contrario, no podrá ser feliz, mientras no sea consciente y reciba ayuda profesional. De lo contrario caerá en los mismos comportamientos de inseguridad y desconfianza.

Por su parte, la intuición se presenta cuando recibimos corazonadas sobre alguna situación en particular. Esta es una interpretación de la realidad que hace la mente inconsciente sin que intervenga en ella la razón. Algunas personas confían mucho en esas corazonadas que aciertan en sus decisiones, mientras otras fallan.
3175206658 - 3007359666


No hay comentarios:

Publicar un comentario