4/12/15

INTELIGENCIA FINANCIERA

Edward Pinilla
¿Sabes cómo se preparan las ancas de rana?..  Si introduces uno de estos batracios en agua caliente ¡saltará!, pero si lo metes en una olla con agua fría, el animal nadará plácidamente, y, si le prendes fuego al recipiente, la rana no notará el cambio de temperatura… A mayor calor, sentirá somnolencia y cuando el agua está hirviendo, quedará cocida.

Algo parecido puede suceder con nuestras finanzas, no nos damos cuenta cuando la temperatura sube, solo notamos el cambio cuando estamos en bancarrota.

 Asobancaria,  alertó sobre las posibles causas que debemos evitar para caer en crisis económica. No saber cuanto dinero se debe, utilizar créditos para pagar gastos básicos,  cancelar con atrasos cuotas importantes como la vivienda o vehículo,  pedir dinero prestado o hacer anticipos con la tarjeta de crédito,  solicitar o aceptar nuevas tarjetas de crédito cuando se excede en el cupo límite de la que ya tiene,  posponer cuentas y facturas a dos meses, hacer pagos parciales en lugar del pago total de la cuota,  no tener un fondo de emergencias para imprevistos,  quedarse a menudo sin dinero en efectivo y no ahorrar mensualmente mínimo un 10% de sus ingresos.

Con estas alertas, puede detectar como se encuentra su vida, luego pase a analizarlas y prepárese para empezar a hacer cambios, si considera que son necesarios. Muchas personas esconden su realidad por el temor al que dirán. Ante esto ostentan una vida que no es  real, solamente para presumir ante los demás. Esto es simplemente ego. Cuando la vida se deja llevar por apariencias, se torna vacía, es cuando aparecen esas crisis emocionales muy comunes en nuestros días.

La inteligencia financiera, se basa en la planeación. Planear es uno de los pasos del éxito. Cuando se sabe a donde se quiere llegar y se explotan los talentos, se logra felicidad y prosperidad. Sin embargo, cuando solo se piensa en el dinero, la persona se vuelve egoísta y ególatra, las relaciones interpersonales se dan con interés, quien vive así, se maneja bajo la regla del  “ganar – perder”.

Para empezar, debe hacer un diagnóstico sobre como está su vida financiera. Pésese en la balanza financiera y defina, ¿cuánto suman sus deudas, cuánto saldo tiene en el banco y cuánto requiere para salir de la crisis en la que está metido por sus errores?

Defina con claridad su patrimonio, éste se obtiene de hacer la diferencia entre sus ingresos y egresos, y, sus activos y pasivos. El resultado de este ejercicio, determinará en que lugar se encuentra en estos momentos.

Tenga en cuenta algo muy importante al momento de hacer este balance. Su patrimonio más importante en la vida es lo que usted es como ser humano. Las cuentas bancarias, sus resultados financieros no lo definen a usted como persona exitosa. El éxito se obtiene al lograr equilibrio en las inteligencias, física que define su salud, emocional que se relaciona con su trato personal y social, intelectual que distingue sus conocimientos, y espiritual que habla de sus creencias en ese ser superior.

¿Qué utilidad le podrá dar al dinero  alguien que es egoísta y avaro? O, ¿para qué le sirve el dinero a alguien que no sabe tratar a los demás, carece de relaciones humanas, o,  a una persona enferma que no puede disfrutar de las bellezas de un amanecer o atardecer, o de las sonrisas sinceras de amigos o de niños?
Elabore siempre un presupuesto mensual para determinar la procedencia de sus ingresos y el destino de sus gastos. Frente a los gastos, tenga claro que existen obligatorios y fortuitos. Trate de reducirlos al máximo, evitando la fuga de consumos innecesarios que muchas veces son formas de derrochar el dinero.

Haga una distribución de su presupuesto por fondos.  Destine mínimo un 10% para ahorro, establezca esto como un hábito mensual, sin importar el monto de sus ingresos. Haga lo mismo para vivienda,  alimentos, transporte, ropa y servicios, salud,  diversión y otros consumos más.

3175206658 - 3007359666



No hay comentarios:

Publicar un comentario