1/5/15

CURSO RÁPIDO DE FELICIDAD

Edward Pinilla
Científicos de la universidad de Wisconsin llevan varios años estudiando el cerebro del asesor personal del Dalai Lama dentro de un proyecto para determinar la influencia del cerebro en la felicidad. El monje budista ha sido sometido a constantes resonancias magnéticas nucleares, en sesiones de hasta tres horas de duración. Su mente fue conectada a 256 sensores para detectar su nivel de estrés, irritabilidad, enfado, placer, satisfacción y otras sensaciones diferentes.

Los resultados fueron comparados con los obtenidos en cientos de voluntarios cuya felicidad fue clasificada en niveles que iban de - 0.3 (muy infeliz) a +0.3 (muy feliz). Matthieu Ricard, asesor del Dalai Lama logró +0.45, desbordando los límites previstos en el estudio, superando todos los registros anteriores y ganándose un título como –«el hombre más feliz de la tierra»– que él mismo no termina de aceptar. 

Los trabajos sobre la felicidad del profesor Richard J. Davidson, del laboratorio de Neurociencia Afectiva de la Universidad de Wisconsin, se basan en el descubrimiento de que el cerebro es un órgano en constante evolución y, por lo tanto, moldeable, «la plasticidad de la mente», en palabras del científico estadounidense, es la cualidad fundamental de la mente humana.

De acuerdo a los estudios, uno mismo es el responsable de su felicidad e infelicidad. Nadie es culpable de su desgracia. En tal sentido usted y nadie más que usted es el responsable de su futuro. Lo único que se exige para empezar a notar los cambios, es cambiar el chip mental y empezar a ver las amenazas  como oportunidades para mejorar. Recuerde que sólo cuenta con 86.400 segundos para disfrutar, es eso lo que tiene de existencia en este día.

Los neurocientíficos no creen que sea casualidad que durante los estudios llevados a cabo por Davidson los mayores registros de felicidad fueran detectados siempre en monjes budistas que practican la meditación diariamente. Ricard lo explica en la capacidad de los religiosos de explotar esa «plasticidad cerebral» para alejar los pensamientos negativos y concentrarse sólo en los positivos. La idea detrás de ese concepto es que la felicidad es algo que se puede aprender, desarrollar, entrenar, mantener en forma y alcanzar definitivamente.

Sobre la misma felicidad, la Universidad de Harvard, elaboró un curso rápido para aprender a desarrollar esta habilidad dentro de usted mismo y hacer de ella un hábito constante en su vida, sin importar los problemas o desilusiones que esté padeciendo.

De acuerdo al curso intensivo, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones: Práctica algún ejercicio, ojalá con una regularidad de 30 minutos por día, eso combate el estrés y  la tristeza. – Desayuna bien, eso te ayuda a dar energía y desempeño exitoso. – agradece todos los días por lo bueno, haz una lista de al menos 10 cosas que te causan felicidad. – Se asertivo, pide lo que quieras y di lo que piensas, pero hazlo con respeto. Está demostrado que ser asertivo ayuda a mejorar la autoestima. No decir nada y aguantar en silencio todo lo que te digan y hagan, genera tristeza y desesperanza.

-Gasta tu dinero en experiencias, no en cosas: Un estudio descubrió que el 75% de personas se sentían más felices cuando invertían su dinero en viajes, cursos y clases; mientras que sólo el 34% dijo sentirse más feliz cuando compraba cosas. – Enfrenta tus retos, no postergues para mañana lo que puedes hacer hoy. –Pega recuerdos bonitos, frases y fotos de tus seres queridos por todos lados. –Saluda siempre y se amable con toda persona que tengas enfrente. Sonríe. -Usa zapatos que te queden cómodos: “Si te duelen los pies te pones de malas” asegura el Dr. Keinth Wapner presidente de la Asociación Americana de Ortopedia. 

-Cuida tu postura, camina siempre recto con la mirada al frente, no abajo. –Escucha música agradable.Come bien. – Siéntete guapo o guapa, eso ayuda a mejorar tu estado de ánimo. –Disfruta lo que haces, cuando lo hagas hazlo bien. –No te distancies de tu creador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario